Por desgracia, existen muchas zonas de España en las que no llega la fibra óptica de máxima velocidad, pero que tampoco pueden contar con una conexión ADSL en condiciones y la cobertura móvil 4G deja bastante que desear.